…esfuerzos…

enero 22, 2009 at 11:29 am (...Relatos...)

fabulas-panicas148

Un Rey estaba tan aburrido que mandó organizar un certamen para que lo entretuviesen. Adoraba a los artistas de circo y dijo que se presentaran de todo su reino los mejores malabaristas que existieran, quería ser sorprendido y dejar de estar tan aburrido.

La velada en cuestión estuvo plagada de malabaristas increíbles que jugaban con tres, cuatro, cinco y seis bolas, haciendo el pino, de espaldas, de frente, con los ojos vendados, con malabares ardiendo en fuegos…pero el Rey ya había visto todo eso alguna vez.

Hasta que apareció un joven que hizo malabares frente al Rey con veinte guisantes. El Rey quedó extasiado, excitado y maravillado.

Bravo!, ¡bravo! (mientras aplaudía como un poseso). Eres el mejor malabarista del mundo, que premien a este hombre con 4 carretas llenas de guisantes.

…y es que…hay esfuerzos que no sirven para nada…

Permalink 9 comentarios

…el lo dijo mejor…

enero 7, 2009 at 3:23 am (Uncategorized)

Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo….

M. Benedetti

Permalink 4 comentarios

…a quien pueda interesarle (otra vez)…

diciembre 23, 2008 at 12:39 am (Uncategorized)

A quien pueda interesarle…

Estoy enamorado de ti, si, de ti, solo, de ti. Ya se que no soy perfecto y que disto mucho de serlo. Ya se que hierro más que acierto, que siento más que hablo y que escribo más que digo. Ya se que no tengo alas para llevarte y que no soy lo que creías que era, nunca lo soy, jamás lo fui, jamás podré ser lo que cada uno quiere que sea, jamás seré quien quiero ser, quien soy. Pero estoy enamorado de ti, si, de ti, solo, de ti.

Me puse a escribir y me salió un soneto raro, me puse a tocar y un acorde desafinado que me sonó a gloria y a canción de amor y a banda sonora. No soy un embaucador, o…que diablos, si lo soy, adorno las verdades por que así las veo o…que diablos, así las siento. Siento que lo sientas pero me sigo perdiendo en tu abrazo, abrazo a cuatro brazos, me sigo perdiendo en el cuando me lo das y cuando lo recuerdo, y es que jamás recordé tanto, y aunque pueda enamorarme cada veinte minutos de mujeres, hombres, perros y farolas que alumbran perfectas calles perfectas en perfectos instantes, nunca sentí como a ti te siento.

Y se que sabes que soy ducho en esto de cartas de amor, y aquí me tienes, rebuscando entre las yemas de mis dedos para decir esto que siento de una manera jamás dicha,…y todos los caminos me llevan a un simple y perfecto “te quiero”. Por que no hay más, no puede haber más, no se inventó otra palabra por que era inútil intentar definirlo, por que otros antes que yo lo intentaron, otros mejores, otros que sentían más o menos, que sabían expresar más o menos, da igual,…todos, se quedaron en “te quiero”.

Recuerdo cuando escribía alguna carta de amor y quedaba satisfecho, cuando firmaba y releía sonriendo sabiendo que había dicho lo que había sentido. Ahora me doy cuenta, de que aquello no podía ser amor, por que expresar esto que ocurre no es posible en palabra, no es posible con mi guitarra ni con mi lienzo ni con mi mirada. Sería como abrir un tronco sin romperlo, entender primero que hay anillos entre los anillos, pequeños, casi invisibles, poder sacarlos como hilos de oro vivo y sonreír escuchando lo que sienten recordando su pequeño fragmento de historia.

Es como…que se yo.

Es como tú a mi lado, como yo al tuyo. Es como el silencio al que no me estoy acostumbrando, es como una mirada furtiva, una historia que yo no inventé, un guión que se me escapa de las manos.

Es como, es como, es como….simplemente es.

Releyó lo que había escrito y entendió que era la peor carta de amor jamás escrita, simple, llana, lejos de la intención primera de su impulso. Pero sonrió, sonrió por que jamás fue tan sincero y sonrió por que entendió que la verdad era muy simple y por que ella debía entenderla en su preciosa simplicidad. No se trataba de buscar perdón, no se trataba de redimirse ni de pedir clemencia. Se trataba de que ella supiera, simplemente, que él la quería tanto como para sonreír con su punto y final, levantarse de su silla, abrir la ventana y dejarse caer para volar hasta ella.

No le juzgues, …todavía nadie ha estado tan enamorado como él, para poder entender como el lo hizo,

… por que siguen intentando volar sin alas.

Permalink 1 comentario

…a quien pueda interesarle…

diciembre 19, 2008 at 12:01 am (...sobre el amor y otras cuestiones...)

escribir lo que más le interese leer

Permalink 3 comentarios

…memorándum…

diciembre 16, 2008 at 2:40 am (Uncategorized)

Lista de Cosas que hacer hoy: a 16 de Diciembre de 2008

– No olvidarme de levantarme y sonreír, que para todo lo demás seguro que me darán razones, o quizá no, pero esa sonrisa ya no me la quita nadie.

– Cantar, donde sea pero cantar, mal pero cantar, en la ducha, en la calle o encima de un elefante, da igual. Solo que cantar, cantar todos los días.

– Cuidar mi mirada, cuidar mis palabras, cuidar mis gestos. No darlos si no quieren ser recibidos, no ocultar los sinceros ni inventar ninguno falso.

– Ser consciente de lo que tengo, para no echarlo en falta demasiado cuando no esté.

Nota al pie: Recordar que todo es efímero.

– Decirle a mis amigos que les quiero, a mis enemigos que yo no tengo enemigos por lo que no pueden serlo, a mis amores que les amo, a mis desamores que les recuerdo, a mi vida que la tengo siempre en cuenta.

– Mirar al menos una vez hacia arriba, intentando no abrir la boca, y perder los ojos en el azul, o gris, o negro, o naranja, o rosado cielo que me cubra y recordar donde estoy, por que estoy, para que estoy. (en caso de no poder recordar o saber cualquiera de las respuestas, correr a averiguarlo, o dormir la borrachera)

– No estar triste, recuerda que ayer no te sirvió para nada.

– Llorar cuando lo necesite, reír cuando lo necesite, mear cuando lo pida el cuerpo, que no hay nada que se le parezca a comer cuando tienes hambre, beber cuando tienes sed, dormir cuando tienes sueño y mear cuando te estas meando…a menos que te pille estornudando.

– Querer/le/la/les/las/te/lo y sobre todo /me

– Sentir aunque sea un poquito todo lo que me ocurra. Que no haya nada insípido pues no se a los demás, pero a mi el agua me sabe a agua. (el color es otro debate)

Seguir amaestrándome

– Recuerda, no hay nada tan grave, no hay nada tan malo, recuerda, no hay nada…

– Si lo puedes sentir, es real

– No engañarme jamás.

– No estas deprimido, estas distraído.

(Releer cada día y asentir seguro de cumplirlo)

Permalink 2 comentarios

…Una de esas de pensamientos que nadie lee…

diciembre 9, 2008 at 12:15 am (...cuando uno siente...)

Elegí una canción clásica al azar, me puse los cascos, como en un ritual evocativo, posé los dedos sobre el teclado, como en otro ritual evocativo, me dispuse a expulsar,… y me di cuenta de que andaba vacío.

Cuando era más joven me elogiaban por mi ingenio, me elogiaban por mis capacidades y dejaban a un lado mis defectos. Con el tiempo, las capacidades se hicieron comunes y los defectos se hicieron llamativos. Llamativos del llamar, de llamar al caos, de llamar al lamento, de los que me rodean, llamativos de fuegos artificiales…invisibles, de sonido sin luz, de estruendo….llamativos.

Ando perdido, y en la pérdida me encuentro un acorde de un piano desafinado, con un gesto de mi mano derecha le digo que ya no acepto la metáfora, y le digo que también le comunique mi asco a la paradoja y a la quimera. Realismo. Realismo del real del cierto del verdadero. Realismo del que te hace asentir asumiendo, como cuando encajas el octavo gol en contra en un partido entre amigos, y te das cuenta de que no sabes hacerlo bien, como cuando dices la frase equivocada a tu pareja y te das cuenta de que tampoco sabes hacerlo bien, como cuando te dicen que no en un casting…y también te das cuenta.

Hablemos claro, lo que me pasa es que tengo 27 años y empiezo a poder ver algo detrás de mi. Es poco, lo sé, pero algo hay, lo suficiente como para darme cuenta de que no es casi nada. Veo como chavales de 20 triunfan y sigo diciéndome que no quería triunfar, que no quería fama, que no quería más que alimentar mi ego con la risa del público, con el aplauso sincero tras una ocurrencia sobre el linóleo. Y sigo diciéndomelo, pero empiezo a sentir que es tarde para ciertas cosas, tarde para alcanzar cotas que debería haber empezado a trepar hace años. Y me vuelvo a justificar: “Aarón, tú eres multidisciplinar, el I en el tarot, ese loco con una mesa llena de cosas y sin ningún objetivo que no sea el juego”, por eso no enfoco, por eso no persigo, por eso jamás me apunté a la escuela de actores, ni a la de música, ni a la de bellas artes. Por eso pico de aquí y de allí sin alcanzar lo sublime en nada. Quizá lo sublime sea ser un poco de muchas cosas, quizá no importe ser sublime…pero entonces…¿por qué quiero serlo?

Las tardes de verano son los restos de las hojas que quedaron en el suelo del pasado otoño, por eso guardan el mismo color ocre. Mis pasados son retazos de mis futuros, con el mismo color, pero quiero que huelan de otra manera.

Si hay una cosa que haga bien, y no la hago, se hace sola, como solo mi cuerpo respira y solo mi corazón late…es sentiros, a todos los que os cruzáis conmigo, a todos, sentiros, percibir vuestra verdad y vuestra mentira, vuestra falsedad y vuestra energía, vuestra blancura y vuestras sombras, tristezas, esfuerzos por aparentar y humildad en egos henchidos. Siento lo que sentís por mi, y siempre me afecta. A veces, me quedo en una barra de bar, alejado de todos los demás. A veces, lucho por ayudar, casi nunca se que decir. Solo quería que supierais, que lo se.

Lo se.

Así que gracias, y que te jodan.

Permalink 12 comentarios

…Sensación comprometida (o amor)…

noviembre 18, 2008 at 12:31 am (...sobre el amor y otras cuestiones...) (, , , )

Decidí llamarla diente de león, porque volaba más que andaba. Quería evitar los romanticismos típicos de una sensación como aquella y me separé de los libros de Benedetti desordenados sobre mi mesa, eludí también los cuatro arpegios que tan buenos resultados me habían dado en el pasado y simplemente sentí sentirla.

No pensaba caer en los clásicos desayunos en la cama, los detalles tan manidos de abrirle la puerta o ayudarla a saltar un charco para evitar que se mojara el pie de su vestido. Borré todas las canciones de amor de la biblioteca de mi ordenador, me prometí no soltar ni un solo “te quiero” y me esforzaba casi por no rozarla. Quería que aquello fuera especial.

Al cabo de unos días…me dejó.

Y es normal, porque soy idiota, porque tengo un cerebro en el corazón y un congelador en la cabeza. Y así me va, en el amor, que no llamo amor sino sensación comprometida, en el trabajo, en el que la pasión me parece una vía hacia el error. Y en la amistad. Mis amigos jamás entendieron la manera que tenía de amarles, desde la distancia y el silencio, nunca hicieron nada por comprender que les quería como se debe querer, sin fuegos artificiales ni gastos extra, sino con la sobriedad que un sentimiento tan comprometido se merece. Jamás les llamaba, porque una vez leí que la inducción a la creencia en un sujeto de un interés excesivo puede llevar a un sentimiento de poder y una consecuente pérdida de afecto por desgaste. Un buen libro, lo escribió un Doctor, Doctor Wellheiss creo que se llamaba, una eminencia en sociología y doctor en ciencias humanas por la Universidad Alemana, fundador de la teoría de separación de los cuerpos emocionados en 1875. Murió solo tras un largo alcoholismo. Muy dignamente.

Pero por más que intento hacerme comprender más me hundo en el desánimo de que este mundo no está a la altura de mis convicciones en lo referente a las emociones. Para que besar si un silencio está plagado de matices. Para que hacer apología de la preocupación cuando alguien que te quiere sabe que estas pensando en él. ¿Para qué tanto desgaste?. Nos necesitamos porque nos hacemos necesitar, nos embelesamos en la propaganda de que no podemos sobrevivir sin este o aquel. Y no es verdad. Yo estoy feliz tal y como estoy. Mi casa, mis libros, mi música, mi, mi, yo. Yo, en mi mismo, soy un conglomerado de células…realmente me sobra compañía conmigo mismo. Es más, incluso estas palabras que han de ser leídas por alguien en alguna parte, sobran, porque pueden parecer que tiro un cabo para ser rescatado de una tormenta que no existe…así que…seguiré en mi silencio repleto de sonidos…

Permalink 8 comentarios

…mierda de post, pero quería hablar…

noviembre 4, 2008 at 11:12 pm (...sobre el amor y otras cuestiones...)

Bien es sabido que la vida no es del todo justa, entendiendo por justicia, simplemente, sin darle más vueltas, que a los que se merecen el bien, ya sea por ignorancia, por sus actos desinteresados, o por moverse llanamente por amor en oferta, les ocurran cosas buenas, y entendiendo cosas buenas, también de manera simple, que puedan evitar lo más posible el llanto por desgracias que les desgarren.

Pero bien es sabido, entendiendo lo entendido por justo y bueno lo ya dicho, que esta vida no es así. Y la mayoría de las veces me esquiva esa realidad, o me pasa de largo mientras converso por el móvil, o se me topa delante mientras pienso en no pisar aquella mierda de perro. Pero hoy no.

Lloro agua, mezclada con miles de pequeñas cositas que un biólogo no dudaría en apuntar al instante. Lloro hoy por ti y por ti, aunque no creáis que debiera hacer eso por nadie, ya que nadie lo ha pedido. Pero lloro gratis, aprovecha la oferta, lloro agua de luna, agua congelada, lloro por que es agua lo que lloro, por que lo blando gana a lo duro, por que el agua quita cualquier mancha, lloro por que de agua son los besos y los besos de agua quitan todas las manchas.

Pero me deshidrato y sonrío al mismo tiempo, es de esas mezclas perfectas, como un sandwich mixto, donde el jamón no es nada sin el queso, y viceversa. Sonrío mientras lloro para que las gotas de agua tarden más en caer por mi barbilla y se diviertan surcando la comisura de piel que crea mi boca extendida, bien es sabido (de nuevo) que una lagrima que se ha divertido no es la misma que salió de un lacrimal por motivos contrarios.

Hoy me emocionan las papeleras, las verdades de las gentes, me emocionan sus desnudos y sus poses, me emocionan las emociones a flor de piel, una señora que corre por que se le escapa la guagua, la última sonrisa antes de una pequeña despedida de unas cuantas horas. Me emociona un anuncio de televisión que no me creo, pero que me quiero creer. Me emociona querer emocionarme, como si el cable que une mi corazón, mis vísceras, las palmas de mis manos, mi mente y los ojos, se lubricara con las primeras gotas del invierno haciéndome encantadoramente bucólico.

El mundo no es justo, que va, dista mucho de serlo, quizá eso haga que yo pueda emocionarme, que pueda inundarme de indignación y motivarme a cambiar algo,…que el mundo sea injusto y las vidas de hermosos seres sean desgraciadas, puede que me haga moverme y crear…pero, …

preferiría estar quieto…

sería más justo

Permalink 5 comentarios

…es que hoy está lloviendo…

octubre 23, 2008 at 7:10 pm (...Cuando uno piensa...)

¿dónde está el cemento que ha de reconstruirme?, ¿dónde están los ladrillos, los pilares?,

¿dónde?.

¿dónde está el arquitecto de mis emociones, el obrero de mi sonrisa, el que se desloma para que vea el último piso?.

¿dónde estas cuando te necesito, persona que no conozco, dónde estas cuando grito y lloro callado tras la ventana?

,¿cómo eres capaz de no darte cuenta de lo que no expongo, de no percatarte de lo que no transmito, de no escuchar lo que no digo?

…¿cómo eres capaz?

¿dónde está lo que no me prometieron, lo que me dijeron que no tendría?,

¿dónde está?,

creí que era un vulgar truco de despiste, una ilusión que había descubierto, ví el as bajo la manga y ahora me juras que llevabas chaleco,

¿dónde esta la carta que firme y que partiste en trocitos?

,¿cuánto tengo que esperar para que reaparezca la paloma en tu sombrero?.

¿dónde están las bellas mentiras que me dije a mi mismo?,

¿dónde están los resultados de las falsas apariencias?,

¿dónde?,

¿dónde andan el duende y la rana, el príncipe azul y pepito grillo?,

¿dónde anda el final del arco iris y los negros angelillos?.

¿dónde andan moby dick, peter pan y nemo, donde andan los de la belleza está por dentro?.

Allí donde estén, allí, en ninguna parte, allí es donde yo tengo que estar, allí donde nunca estaré, allí es a donde pertenezco, allí es donde me encontraréis, desde hoy, amen.

Permalink 2 comentarios

…Curvirectas…

septiembre 3, 2008 at 1:03 pm (Uncategorized)

* María…

– ¿Qué?

* Anoche te daba besos mientras dormías.

– ¿A qué viene eso?

* No sé, a veces se me agolpan las palabras…y…¿por qué no?, este es un momento tan bueno como cualquier otro para decirte que, muchas veces, mientras duermes, aprovecho para besarte…

– ¿Y por qué no me besas cuando estoy despierta?

* La verdad,…no lo sé,…cuando…cuando duermes te veo ahí tan…tan tú misma… pero esa “tú” que no eres nunca, pero que sigues siendo tú misma (sonríe confuso)

– …es tarde Antonio, duérmete.

* ¿Por qué?, ¡vamos a hablar como si la rutina no existiera!

– pero ¿qué te ha dado?

* María…María necesito estallar. Las vidas de todos a los que conozco, empezando por las nuestras son…son…son ¡lineas!, lineas rectas, y además, parece que todo el mundo ansía que sus lineas, sus ¡vidas!, se conviertan en rectas lo más sólidas posibles, y acompañarlas de otras paralelas,…mujeres, hijos, perros, y todas rectas, juntitas,….paralelas…

– …..y…tú, tú quieres Antonio…¿qué quieres?

* …Curvas María, quiero curvas, esquinas e intermitencias, subidas y bajadas… .Mira, yo, yo no soy escritor, ni poeta, no soy pintor ni músico ni actor…ya sabes que solo tengo mi triste ferretería,…pero leo María, leo mucho en mis horas de silencio y hastío entre tornillos. Y siempre me embriago de los textos, de los personajes y de las historias.

– Pero no entiendo cariño, ¿que es lo que quieres?.

* No quiero nada especial, te quiero a ti, y ni siquiera deseo dejar la tienda,…sólo…hablar María,… hablar de todo y de nada, conversar hasta morir, no dejar que las ideas y las palabras traviesas como estas me sigan apretando la garganta y me impidan respirar.

– Pues hablemos amor, si es eso lo que quieres…

* No te preocupes…solo…tan solo era una bobada que me cruzó la cabeza y las visceras. Seguro que mañana todo será igual de recto y tranquilo.

– Antonio…¿es eso lo que quieres?

* Es todo lo que quiero…todo podría ser peor (sonríe)

– Está bien,…voy a dormirme.

 

Antonio

* ¿qué?

– bésame si quieres…

Permalink 9 comentarios

« Previous page · Next page »